Visítanos en FACEBOOK
 
Últimas Noticias
 
PAJARILLOS EN PRIMAVERA
17/04/2017

Abubilla (Upupa epops). Ilustración de Encarna González "niño".

Es la pequeña península de O Grove un lugar privilegiado desde el punto de vista natural.

No sólo por su posición geográfica, enclavada entre dos rías, la de Pontevedra y la ría de Arousa, sino también por su diversidad paisajística donde destacan una gran variedad de ambientes: medio marino, dunas, costa rocosa, playas, ensenadas, bahías, islas e islotes, lagunas, bosquecillos, campos de cultivo…

Todo ello hace que sea un lugar ideal para observar miles de aves acuáticas y marinas, sobre todo en los meses más fríos y durante los pasos migratorios de otoño y primavera, pero ahora, que comienzan a aumentar las temperaturas y muchas de estas aves se han ido a nidificar al norte de Europa, los campos mecos se llenan de cantos de otras viajeras, estas procedentes de África, del otro lado del desierto del Sahara: las esperadas golondrinas, abubillas, tórtolas comunes, cucos, chotacabras, vencejos comunes y pálidos, lavanderas boyeras, mosquiteros ibéricos, zarceros, alcotanes, autillos… a los que se les unen las pequeñas aves que residen todo el año en nuestra localidad y que en estos momentos alegran los campos con sus melodías primaverales: petirrojos, herrerillos, carboneros, garrapinos, mitos, verderones, pinzones, camachuelos, tarabillas, alondras, jilgueros, acentores, verdecillos, agateadores, picos, etc.

Para disfrutar de estos animalillos tan agradecidos, nada mejor que dar paseos preferiblemente de mañana o al atardecer por la pasarela que cruza la duna de A Lanzada, por los bosques autóctonos del monte Siradella o por los lugares arbolados de la isla de A Toxa. También por los bosquecillos húmedos que rodean la laguna de A Bodeira o por San Vicente de O Grove donde todavía quedan campos de cultivo.

La parte grovense más habitada también es buena para observar aves urbanas: gorriones, mirlos, tórtolas turcas, vencejos, colirrojos o gaviotas, nos deleitarán sin tener que salir del centro.

En general, en espacios con huertas y jardines, campo abierto o donde haya vegetación originaria de nuestra región, podremos ver o escuchar las aves de primavera.

Durante estos paseos felices, solo tendremos que ir atentos a sus cantos y si es posible, llevar unos prismáticos y una guía de aves comunes que nos ayudarán a su identificación y disfrute.

Herrerillo común (Cyanistes caeruleus). Ilustración de Encarna González "niño".

 
Añadir a: Yahoo Añadir a: Google Añadir a: Facebook Añadir a: Twitter
Castellano
Galego
English