Visítanos en FACEBOOK
 
Últimas Noticias
 
AVES MARINAS EN OTOÑO
Monday, 14 September 2015 09:32

Pardela capirotada (Puffinus gravis).

Como ya se ha comentado en otra ocasión, O Grove no sólo es importante por su espacio natural protegido terrestre que recibe miles de aves, sino que por la situación geográfica en la que se encuentra, rodeado por las Rías Baixas de Arousa y Pontevedra, tiene importantes concentraciones de aves marinas.

Pero más allá de las rías, más allá del centinela que cuida Arousa, la isla de Sálvora, la calidad ornitológica de este mar es inmejorable.

A finales de este verano, en un solo día de embarque para ver aves y mamíferos marinos, se ha observado una gran riqueza de estas migradoras de alta mar que vuelan hacia latitudes más sureñas, y entre ellas, no sólo se han visto especies comunes sino aves difíciles de ver en otros lugares de Europa.

Este es el resultado del censo del 29 de agosto de 2015 de un itinerario marino:

Nada más salir del puerto, cuando el anochecer y el amanecer se tocan, ya se vieron cerca de la costa grovense cormoranes moñudos y grandes, garzas reales, vuelvepiedras, andarríos chicos, gaviones atlánticos, gaviotas reidoras, sombrías, patiamarillas, charranes patinegros, cornejas negras, palomas torcaces, los primeros alcatraces y algunos delfines mulares.

Pasado el archipiélago de Salvora, sobrevolaban el agua las pardelas baleares y pardelas cenicientas, los primeros falaropos picogruesos y paíños europeos, un bandito de correlimos tridáctilos en migración, un pez luna y un grupo grande de delfines comunes encabezando por un buen rato la proa del barco.

Más mar adentro, hacia el horizonte azul, seguían pasando dirección sur los alcatraces y las pardelas baleares, buenos números de pardelas capirotadas y pardelas sombrías, charranes comunes, gaviotas de Sabine (una balsa de 38 y otra de 140), paíños de Wilson y europeos y los págalos: grandes, parasitos, pomarinos y raberos. Ostreros euroasiáticos, fumareles comunes y una concentración de 40 falaropos picogruesos. Además otra manada numerosa de delfines comunes nos volvieron a contagiar su entusiasmo.

En el viaje de vuelta, otra vez bordeando el litoral Meco y ya con el blog de notas o la cámara de fotos a rebosar de aves, se multiplicaban las gaviotas cabecinegras, los chorlitejos grandes o las garcetas comunes. Más charranes patinegros y charranes comunes y otra balsa de 49 falaropos, especie poco habitual dentro de la ría.

Se vieron 2382 animales del mar, de ellos 34 especies fueron aves, 2 especies de cetáceos y 1 pez luna.

El día fue de esos que nunca se olvidan, de los que alegran los corazones.

El mar de O Grove nunca decepciona, es más, siempre se muestra agradecido.

Págalo grande (Stercorarius skua).

 

 
Añadir a: Yahoo Añadir a: Google Añadir a: Facebook Añadir a: Twitter
Castellano
Galego
English