Visítanos en FACEBOOK
 
Últimas Noticias
 
¿SABES CUALES SON LOS SERES MÁS AÉREOS?
Monday, 17 June 2019 14:38

 

Vencejo común. Apus apus. Ilustración: Encarna González.

Son los vencejos.

Los vencejos son las aves más aéreas que existen, ya que pasan casi toda su vida en el cielo.

Por si no los conoces, los vencejos tienen forma de guadaña, son de color negruzco, y chillan alegremente con algarabía al amanecer y atardecer haciendo acrobacias entre calles y plazas.

Pertenecen al orden de los apodiformes, de ahí su nombre científico Apus, que significa "sin patas", ya que las extremidades inferiores son pequeñas garras que sólo necesitan para colgarse unos segundos de riscos y paredes.

Los vencejos son aves migradoras que llegan en abril desde Africa tropical y central.y se marchan en agosto.

Son formidables voladores, pues este viaje migratorio lo hacen de un tirón, sin escalas (10.000 km), pudiendo alcanzar más de 100 Km/h.

Solo se posan 1 vez al año cuando anidan, pero son capaces de pasar más de 2 años volando sin posarse, hasta que alcanzan la madurez reproductiva que es a los 2 años de edad. Llegan a recorrer más de un cuarto de millón de kilómetros a lo largo del año. Un vencejo marcado en su nido en Madrid, en menos de diez meses realizó un viaje de más de 20.000 kilómetros antes de regresar al nido… y todo ello sin detenerse a descansar o dormir.

Los vencejos se alimentan en el aire de plancton aéreo que está formado por millones de insectos diminutos que son arrastrados por las corrientes o el viento. Para atraparlos abren su ancha boca que actúa como un embudo.

Esta dieta los convierte en agentes de control biológico muy beneficiosos para el ser humano ya que comen millones de insectos, sobre todo moscas y mosquitos.

Además de alimentarse en el aire, también se aparean en el aire y duermen en el aire. Para dormir ascienden al atardecer hasta 2´5 km de altura (salvo los reproductores que duermen en el nido). Durante el sueño el aleteo se reduce y desactivan una parte del cerebro, como los delfines.

La entrada de frentes fríos o de mal tiempo en sus áreas de nidificación disminuye la presencia de insectos voladores, lo que conlleva un alejamiento temporal de los vencejos hacia zonas de mayor oferta, pudiendo desplazarse cientos de kilómetros.

En estos casos los pollos que quedan solos en el nido entran en un estado de sopor, similar a una hibernación, reduciendo el ritmo cardíaco y la temperatura corporal, lo que les permite superar estos fenómenos metereológicos sin la necesidad de alimentarse hasta 4 días.

En condiciones normales los pollos (que suelen ser de 2 a 4), son alimentados con bolas de alimento comprimido que sus padres portan en el buche.

Al cabo de 40 días abandonan el nido con un ligero sobrepeso. Esta reserva les permite afrontar las primeras dificultades de la vida aérea, puesto que el abandono del nido es definitivo.

Las crías saltan una mañana del nido, sin necesidad de aprendizaje previo, y no retornan a el jamás.

Los vencejos son monógamos, su pareja es de por vida y pueden vivir hasta 21 años.

Estas parejas ocupan todos los años el mismo nido, que construyen con materiales que recogen en el vuelo: plumas, hierbas, hojas, pétalos y lo aglutinan con saliva.

Son aves coloniales y anidan en grietas, huecos de tejas, huecos de persianas… de todo tipo de edificios, muros, murallas, torres, puentes…

Los vencejos son aves que están en retroceso, pues se estima que en España en los últimos 20 años los vencejos comunes han disminuido en 11 millones (33% menos). En Reino Unido el descenso es del 56%.

Las amenazas que sufren y que han provocado el retroceso de sus poblaciones son:

- La nueva edificación que no ofrece posibilidades a los vencejos, ya que las técnicas de cerramiento tapan todas las oquedades anulando los lugares útiles para la nidificación.

- Y las restauraciones arquitectónicas no cuidadosas que destruyen nidos y dan muerte a pollos y adultos.

Los vencejos NO ensucian ni dañan el patrimonio y NO producen suciedad en las fachadas ni causan daños en los edificios.

Está ampliamente demostrado que la conservación del Patrimonio Histórico es perfectamente compatible con la conservación del Patrimonio Natural y también que la integración de los vencejos en la urbanización actual es totalmente viable.

El resultado de ello son ciudades modernas, respetuosas con la naturaleza y por tanto con alta calidad de vida.

Además actúan como insecticidas naturales, ya que comen millones de insectos, controlando así plagas agrícolas, forestales y urbanas.

Los vencejos como aves insectívoras que son están protegidas y la destrucción de sus nidos está penada por la ley.


Los vencejos enigmáticos e inteligentes irradian la belleza del cielo y llenan de vida y alegría nuestras ciudades.


No destruyamos sus nidos.

 
Añadir a: Yahoo Añadir a: Google Añadir a: Facebook Añadir a: Twitter
Castellano
Galego
English